Nos reunimos para recordar al Padre de la Patria, El general José de San Martín, uno de los grandes hacedores de la historia universal, un ejemplo de amor a la patria que todos debemos imitar.

Volvamos nuestra mirada al general San Martín para nutrirnos de sus convicciones, de su conducta y explorar en su ejemplo como hombre de bien.

Él a lo largo de toda su vida mostró una profunda devoción por la Virgen, a quien le confió su ejército, nombrándola su patrona en la Gesta Libertadora. Pidamos a María para que, por su intercesión eleve nuestros ruegos a su hijo Jesús, para que juntos podamos alcanzar la paz, la hermandad, la equidad y el bienestar para todos los argentinos; como alguna vez lo soñó nuestro Libertador.